Envíos gratis a partir de 6 kg. Tu pedido en tu casa en 48-72 horas

Envíos gratis a partir de 6 kg.
Tu pedido en tu casa en 48-72 horas

La importancia de un buen suelo

Si nos sigues desde hace tiempo, sabrás que estamos muy comprometidos con la regeneración y conservación de nuestro suelo. Y esto puede parecer a priori una tontería, al fin y al cabo, es sólo un trozo de tierra, pero no, es una de nuestras herramientas de trabajo más importantes. Porque párate a pensar, sin suelo, ¿dónde plantaríamos nuestras patatas?

Patatas creciendo en el suelo de Pinarnegrillo
Patatas creciendo en el suelo de Pinarnegrillo

¿Por qué se celebra este día de la conservación del suelo?

El Día Internacional de la Conservación del Suelo se celebra cada 7 de julio desde 1963. Esta fecha fue elegida en honor al científico estadounidense Hugh Hammond Bennett, quien dedicó su vida a demostrar que el cuidado del suelo influye directamente en su capacidad productiva. Bennett afirmaba que “la tierra productiva es nuestra base, porque cada cosa que nosotros hacemos comienza y se mantiene con la sostenida productividad de nuestras tierras agrícolas”. La conservación del suelo es crucial para preservar la biosfera, ya que el suelo desempeña un papel fundamental en procesos biológicos, químicos y físicos que posibilitan la supervivencia de los seres vivos. La degradación de los suelos, causada por factores como la erosión, el transporte y la meteorización, es una problemática ambiental global que debemos abordar mediante prácticas sostenibles.

¿Por qué es importante conservar el suelo?

Cuidar el suelo es fundamental por varias razones:

  1. Producción de alimentos: Los suelos son la base para cultivar alimentos. Si no los cuidamos, afecta a la calidad y cantidad de lo que cosechamos.
  2. Biodiversidad: Los suelos albergan una gran diversidad de organismos, desde microorganismos hasta insectos y plantas. Protegerlo es esencial para mantener la biodiversidad.
  3. Ciclo del agua: El sueloLos suelos actúan como un filtro natural para el agua. Si está degradado, afecta la calidad del agua subterránea y los ecosistemas acuáticos. Además, éste agua de lluvia no llega a dónde debe y se pierde en forma de escorrentía.
  4. Captura de carbono: Los suelos almacenan carbono (materia orgánica). Si se erosiona o se degrada, libera carbono a la atmósfera, contribuyendo al cambio climático. Unos suelos pobres en materia orgánica, serán suelos incapaces de albergar vida ni de nutrir cultivos.
  5. Prevención de la erosión: Unos suelos saludables evitan la erosión, que puede afectar la fertilidad y la estabilidad de las tierras. La erosión hace que se libere gran cantidad de materia orgánica por vientos y escorrentías, en cambio, en unos suelos protegidos, ésto no ocurre.

¿Qué podemos hacer nosotros para cuidar el suelo?

Algunas prácticas efectivas para la conservación del suelo incluyen:

  1. Rotación de cultivos: Alternar diferentes cultivos en una parcela ayuda a mantener la fertilidad de los suelos y reduce la acumulación de plagas y enfermedades específicas.
  2. Cobertura vegetal: Plantar cultivos de cobertura como leguminosas o pastos protege los suelos de la erosión y mejora su estructura.
  3. Siembra directa: Evitar el arado profundo y sembrar directamente sobre los restos de cultivos anteriores reduce la erosión y mantiene la capa superior del suelo intacta.
  4. Fertilización adecuada: Aplicar fertilizantes de manera equilibrada para mantener la salud de los suelos sin agotar sus nutrientes.
  5. Manejo del agua: Evitar el exceso de riego y drenar adecuadamente para evitar la compactación de los suelos.

Éstas prácticas pueden variar según la región y el tipo de suelos.

En resumen, cuidar el suelo es esencial para nuestra supervivencia y la del planeta. Además, si queremos que la agricultura perdure en el tiempo y además sea viable y produzca alimentos de calidad, es esencial tener suelos nutritivos y libres de tóxicos. En definitiva, suelos vivos.

«Esencialmente, toda la vida depende del suelo. No puede haber vida sin suelo, ni suelo sin vida» Dr. Charles E. Kellogg

Más en el blog de la Patata

No siempre se ha hecho así

¿No te da vergüenza tener las tierras así? ¡Eres un guarro! Así como piensas que va a nacer algo, ¿y tú te llamas agricultor? Aquí siempre se ha hecho de la misma manera y no vas a venir tú ahora a cambiarlo.

Leer más »
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?